• Se han registrado 2 en España, 2 en Francia y 2 en Italia
  • El proyecto Neurice aporta al sector del arroz nuevas herramientas para luchar frente el cambio climático y el caracol manzana
  • Además, se han secuenciado cientos de variedades de arroz buscando nuevos genes relacionados con la tolerancia a la salinidad y mejorar en el futuro las líneas varietales obtenidas.

 

Miles de variedades han sido obtenidas a lo largo de los 4 años de trabajos que ha llevado a cabo el proyecto Neurice (New commercial European RICE) y que finalizará este mes de febrero. De entre ellas, 6 variedades han comenzado ya el proceso de registro varietal para poder ser legalmente comercializadas. Un total de 13 participantes, entre Universidades, centros de investigación y empresas, de España, Francia, Italia, Inglaterra, Argentina y China, han participado en el proyecto.

En una primera fase, los investigadores introdujeron los alelos de tolerancia a la salinidad en algunas variedades de arroz locales que se utilizan en España, Italia y Francia. La técnica utilizada para ello ha sido la denominada introgresión genética (que es una técnica de mejora clásica no transgénica). Una vez se introdujeron estos alelos en las variedades locales, se evaluaron en invernadero en cultivo hidropónico para detectar aquellas que mejor toleraban la salinidad. Una vez evaluadas en invernadero, las que dieron mejores resultados se llevaron a campo para ver su comportamiento agronómico, comparando sus resultados en campos salinizados y no salinizados. Finalmente, de todas las evaluadas en campo se están registrando comercialmente un total de 6 variedades (2 en España, 2 en Francia y 2 en Italia).

En cuanto a la producción de arroz en nuestro país, el IRTA y la Cámara Arrocera del Montsià, han sido los encargados de evaluar las variedades locales tolerantes a la salinidad y seleccionar las dos que se han comportado mejor, para llevarlas al registro. Además de sus resultados en cuanto a productividad, también han valorado el comportamiento a molino, la calidad y su valor nutricional.

Con este proyecto, explica su coordinador y catedrático de Fisiología Vegetal en la Universidad de Barcelona, ​​Salvador Nogués, hemos conseguido desarrollar un conjunto de variedades de arroz tolerantes a la salinidad, de las que se han escogido 6 que se han llevado el registro. Estas nuevas variedades de arroz permitirán al sector disponer de nuevas herramientas para luchar frente la salinización de los campos derivados de la subida del nivel del mar por el cambio climático y luchar contra la plaga del caracol manzana.

Además, dentro del proyecto Neurice, se han secuenciado cientos de variedades de arroz buscando nuevos genes relacionados con la tolerancia a la salinidad para mejorar en el futuro las líneas varietales obtenidas, señala Nogués. El próximo paso, una vez presentadas a registro, es ponerlas a disposición de los mejoradores para que puedan estar disponibles para los productores de arroz en el 2022.