El cultivo del arroz es freqüente en los deltas, donde la inundación de los campos permite reducir la salinidad propia de estos terrenos.

En el delta del Ebro, la plaga del caracol manzana destruye las plántulas afectando gravemente la producción de arroz. Algunos de los métodos para controlar esta especie invasora son la inundación con agua de mar y la siembra en seco. Por desgracia, estos métodos aumentan la salinidad del terreno.

La investigadora del IRTA Mar Català, explica en el siguiente video como el proyecto Neurice puede contribuir a solucionar este problema.